peligro de extinción

Proyecto para salvar al Manatí

ManatiPara la preservación del manatí están uniendo esfuerzos los científicos de Panamá y Costa Rica los cuales se iniciaron un proyecto para salvar a este mamífero marino en peligro de extinción en la zona fronteriza en la vertiente del Caribe.
Se trasladó a la provincia caribeña ubicada en Bocas del Toro el biólogo Héctor Guzmán, del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, para realizar un estudio completo sobre el manatí y su hábitat.
Tal proyecto, se encuentra financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial de las Naciones Unidas, este proyecto consiste en crear esquemas de conservación más sólidos.
Los manatíes son no viven en manadas, pueden estar acompañados únicamente cuando están apareándose o en el caso de las hembras cuando cuidan a sus crías.
Estos animales son herbívoros, y pueden vivir en aguas dulces como saladas es por ello que tienen varios enemigos naturales como el cocodrilo, el caimán, el tiburón y la ballena, dependiendo del lugar donde habite el manatí.

Aumentan ballenas grises en Baja California Sur

ballena grisLas ballenas grises que hacen su recorrido durante la etapa invernal en busca de aguas templadas, llegando a la Laguna San Ignacio, ubicada en Baja California Sur, donde se quedan para reproducirse o dar a luz a sus crías, en los últimos años se ha visto un incremento de arribo de ballenas a Baja California, en 2009 y 2010 se registraron sólo 20 ballenas, pero afortunadamente entre 2011 y 2012 hubo un incremento considerable hasta de cuatro veces.

Alianza del Fondo Mundial por la Naturaleza y Telcel reportaron 48 ballenas con cría, esta alianza ayuda al Programa de Investigación de Mamíferos Marinos, estableciendo el primer laboratorio en campo para ayudar a las ballenas en la Laguna San Ignacio.

Hasta hace unos años se consideraba que la ballena gris estaba en peligro de extinción, pero gracias al apoyo de las autoridades y la misma comunidad de Baja California se han recuperado, aunque la Universidad Autónoma de Baja California Sur menciona que el aumento de la presencia de esta especie podría ser consecuencia del cambio climático debido a que el hielo del Ártico disminuye aumentando la disponibilidad de espacio y la posibilidad de encontrar mayor alimento para esta especie.